El Método Pilates desenvuelve los músculos que soportan la espalda, eliminando dolores crónicos.

Desarrolla equilibrio y coordinación.

Mejora la fuerza, la elasticidad, el tono muscular y la movilidad articular.

Acondicionamiento físico y mental desarrollando un cuerpo armónico.

Aumenta la conciencia y el conocimiento del propio cuerpo.

Alivia problemas relacionados con el estrés, disminuyendo la fatiga y la tensión.

Mejora la postura, eliminando malos hábitos y llevando a la correcta alineación corporal.

Los beneficios del Método Pilates también se han demostrado en los casos de osteoporosis, al estimular la formación de mas ósea, reduciendo el riesgo de fractura, y en la rehabilitación de personas con problemas de movilidad como consecuencia de un accidente o del desgaste del aparato locomotor.